Poesía combativa de un jóven kaqchikel

SERESJuanAlvarado2

 

Por Juan José Alvarado Sitavi

1. La mujer de ayer, en el hoy

Dibujos por Juan José Alvarado Sitavi.

…¡India! Es lo primero que escuchaba aquella mujer que no tenía zapatos, ¡María! Le decía todo el mundo a pesar de tener un nombre propio, ¡quítate de ahí! Le decían aquellas personas… ¡escuchaste! Le volvían a decir a ella en un idioma desconocido.

¿Qué xuca! Pero si ella todas la mañanas bajaba al rio para jugar con el agua, ¡paxtuda! Pero si ella misma se tejía su cabello, ¡patas rajadas! Le decían aquellos ojos que la veían por las calles caminar descalza.

Ella es un bloque de adobe en medio de una montaña de nieve.

En Guatemala hay muchas extrañas como ella, que caminan sin entender que cuando les gritan o hablan solo es para menospreciarlas o insultarlas.

Ella nunca contesta a esas personas, porque nunca ha entendido su idioma ya que ella solo mamo su propio habla, ella es la que se hace a un lado, no por miedo sino porque su abuela le enseño que la educación no pelea con nadie, sino te engrandece.

Ella es la extranjera y la desconocida en su propia tierra.


Lea a más voces jóvenes de Guatemala: Una maestra denuncia la situación precaria de la educación en Guatemala. // Asociación SERES enciende cambios y gana un gran premio.

2. Aquella red social

Ayer la mejor red social era la fogata, ya que reunía a nuestros abuelos, padres y a nosotros hijos, para hablar y recibir consejos.

Ayer todos se conectaban rodeando la fogata que se juntaba en el centro de la cocina, mientras el café y el chirmol hervían.

Ayer todos se decían me gusta, eso es malo, hay que mejorar y de esa manera nos calificaban nuestros abuelos y padres, y mientras nosotros hijos congelábamos el momento para guardarlo en la mente, sin que nadie pudiera verlo.

Todo esto se acabó, desapareció aquella fogata que reunía a la familia, hoy solo cenizas han quedado y las tres piedras que sostenían el comal.

Todo mundo ya no guarda o congelan los bellos momentos de la vida en la mente, ahora el mundo califica si es digno de recibir la aprobación que necesita.

En la actualidad ya no hay Pixab’anik (consejos) como ayer, hoy los consejos los vemos y encontramos en los “memes” y si nos gusta le damos un “like” solo si nos llegara a gustar, se extraña el ayer, esa fogata que reunía a la familia mientras los abuelos nos aconsejaban.

En este presente nos desconectamos de la tierra para navegar en el barco del celular, adentrándonos en el mar del internet y con tiburones de tecnología…


3. ¿Dónde Están?

…Ayer mi abuela le contaba sus secretos a los árboles, también se bañaba con hojas de pino para oler bonito.

Hoy anda con bastón y cuando levanta su mirada hacia el cerro que fue su casa de juegos, donde también ella trepaba arboles como k’oy (mono) se llenan sus ojos de lágrimas.

Mi abuela siempre dice: acaso pidieron permiso al cerro para arrancarle su ropa, acaso ofrendaron o lo volvieron a vestir… ¿Quién fueron? ¿Qué día lo hicieron? Se pregunta mi abuela, también ella piensa que cuando vaya a morir tendrá que regresar a jugar y visitar el cerro, pero después se pregunta así mismo: ¿Cómo podre oler bonito si ya no hay pinos? ¿En qué árbol trepare?

Ella se pregunta a donde fueron los árboles, o acaso el “Nahual” del cerro los escondió… así piensa en voz baja.

¡Haaaaaaaay! A donde fueron los árboles, hoy quiero que me cuenten las cosas que les confié, porque ya se me olvidaron, ¡Haaaaaaaay! Quisiera que me den sombra, que caigan hojas de pino para oler bonito como ayer…

¿A dónde fueron los arboles? ¡Haaaaaaaay! Los arrancaron y con ellos se fueron mis secretos, ¿A dónde fueron esos árboles que ayer trepe?, y que desde ellos miraba a mi pueblo, ¡Haaaaaaaay! Los arrancaron se los llevaron y con ellos se fueron mis secretos…


 

Juan José Alvarado Sitavi

Nace el 14 de julio de 1989 en Chi Xot (San Juan Comalapa) departamento de Chimaltenango, hijo de María Candelaria Sitavi Cutzal y de Gaspar Alvarado Vásquez, ejerció su primaria en el Colegio Medalla Milagrosa, sus básicos en el Centro Educativo Aj Popoli’ Noj, luego se trasladó a la ciudad de las perpetuas rosas, la Antigua Guatemala Graduándose en el Instituto Normal para Varones “Antonio Larrazábal” (INVAL).

Ha participado en dos certámenes de poesía nacional e internacional con sede en la ciudad altense Quetzaltenango y Chi Xot, ha participado en distintos eventos de poesía donde ha sido galardonado, donde también ha quedado en menciones honorificas, invitado en distintos municipios para lecturas de poesías inéditas y de escritores de renombre, en el año 2010 fue publicado su poema “Cuando no Querían Dormir” en el certamen nacional de poesía del resarcimiento.

Se ha formado políticamente e intelectualmente con diferentes organizaciones como: Somos Seres, Sol Maya, Maya Balam, Yo También Decido es integrante del colectivo Aj Tz’ib (Escritores), también alza la voz en la organización de MIA. (Mujeres Iniciando en las Américas) donde forman a varones para erradicar el femenicidio, en la universidad de San Carlos.

Su poesía es mística es desde el contexto que cree, que respira y vive.