Juana Raymundo y los otros activistas indígenas asesinados en Guatemala

juana

Juana Raymundo, joven maya Ixil de 25 años fue secuestrada y asesinada el 27 de Julio de 2018. Juana, originaria de Nebaj, era enfermera y defensora de derechos humanos. Militante del Comité de Desarrollo Campesino (CODECA) e integrante del comité municipal del Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP). A Juana la secuestraron el 27 de Julio, al día siguiente su cuerpo aparecía, con signos de tortura, a la orilla de un riachuelo a las afueras de Nebaj, Quiché. 

Juana es la octava defensora y lideresa comunitaria asesinada en Guatemala en apenas 3 meses. Todos eran miembros de CODECA y el Comité Campesino del Altiplano (CCDA).

CODECA lucha por precios justos de la energía eléctrica, y por la nacionalización de la distribución de la energía. Ahora, los altos cobros a los campesinos facturados por Energuate enriquecen a la empresa estadounidense I Squared Capital, el dueño de Energuate.

CODECA también lucha por un proceso constituyente popular para fundar un Estado Plurinacional que garantice acceso a la energía eléctrica, la tierra, el agua y otros derechos fundamentales. CODECA esta presente en 21 departamentos. Su estrategia ahora es la de configurarse como partido político bajo el nombre de Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP), ya han conseguido las firmas necesarias para presentarse a las próximas eleciones de 2019.

CCDA lucha por las mejoras de las condiciones de vida de los y las agricultoras indígenas, centrando sus esfuerzos en la lucha legal por la propiedad y distribución y acceso a la tierra, el fortalecimiento de la actividad laboral agrícola y el desarrollo de sus comunidades. Nació en 1988 y cuenta con 58 mil miembros. 

Para estas dos organizaciones los asesinatos de sus miembros no son casualidad o crímenes aislados, todos estén motivados por las actividades políticas y comunitarias que todos realizaban. 

Es importante recordar que que el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, en una aparición pública el 2 de mayo cargaba contra CODECA, la PDH y el Ministerio Público, criticando la aparición de estos dos últimos junto a CODECA y acusando a la organización de actividades ilegales e incluso inculpándola por calamidades consecuencia de las movilizaciones de protesta pacíficas que organizan en la capital. Dijo, “Hay alguien que debiera estar procurando por los derechos humanos del país, y cuando un niño se murió por una cola por una manifestación de Codeca dijo: me preocupan más otras cosas. ¿Cómo, a un PDH se le ocurre que algo como la vida de un niño no sea más grande e importante?”

El 8 de mayo asesinaban al primero de los 8 líderes comunitarios y defensores de derechos humanos que han sido asesinados en apenas 3 meses. Estos son sus nombres:

Luis Arturo Marroquín, asesinado el 8 de Mayo a balazos en San Luís Julitepeque, Japala. Luís era coordinador regional de CODECA en Jalapa y miembro de la coordinación nacional de la organización. Lo asesinaron en en el parque central de San Luís Jilitepeque, dos desconocidos desde una motocicleta le dispararon 9 veces en frente de la librería a la que se dirigía a realizar fotocopias para una reunión comunitaria más tarde. Escucha su voz y conoce más sobre su trabajo en este video:

 

Jose Can Xool, asesinado el 10 de mayo a balazos en su comunidad de Chactún Basilá en Cobán. José era miembro de CCDA, dirigente del Cocode y autoridad ancestral maya. Su comunidad Choctún Basila, vive un conflicto de tierras con la Cooperativa Chilté, quienes ocupan territorio en la comunidad, propiedad legal de los comunitarios. A José le dispararon dos balazos en la cabeza cuando acudía en ayuda de una familia asustada por la balacera originada en la tierra ocupada por los miembros de seguridad de la Cooperativa, según comunitarios contaron a EntreMundos.

Dos de los siete hijos de Jose Can Xool frente al altar conmemorativo por su padre, tras su fallecimiento. Foto por: Patricia Macías

 

Mateo Xaman Pau asesinado el 13 de mayo, encontraron su cadáver en la comunidad Las Cruces, Cobán. Mateo era miembro de CCDA y líder comunitario de la aldea San Juan los Tres Ríos en Cobán. Esta comunidad enfrenta también conflictos de tierra con fincas aledañas. El cadáver de Mateo se encontró en un río con signos de haber sido torturado, según los comunitarios que lo encontraron. San Juan los Tres Ríos ya sufrió en 2016 el asesinato de otro líder comunitario, Daniel Choc.

El cuerpo de Mateo es velado en su comunidad. Foto cortesía de: CCDA Verapaz

 

Ramón Choc Sacabra, asesinado el 30 de mayo en Cobán, Alta Verapaz. Líder indígena q’echi de Ixoq San Pedrito en Cobán, era también líder regional de CCDA. El mismo día que lo asesinaron había participado en una protesta organizada para reclamar justicia por la muerte de los otros defensores asesinados. Además formaba parte de la mesa de dialogo con el gobierno para buscar una solución al conflicto de tenencia de tierras que sufre su comunidad.

Foto: CCDA / www.fger.org

 

 Alejandro Hernandez García y Florencio Nájera asesinados a machetazos el 4 de junio en el caserío Los Cerritos, Jutiapa. Eran miembros de CODECA y fueron atacados cuando se dirigían a una reunión de la organización. Defendían la tierra y los derechos laborales en su comunidad de Llano Largo en Jutiapa.

 Francisco Munguía, asesinado el 8 de Junio en su aldea de El Divisadero, Xelapan, Jalapa. Lo atacaron cuando se dirigía a trabajar su huerto tras haber terminado su jornada laboral como albañil. Francisco era líder comunitario y miembro de CODECA. Respetado en su comunidad, centenares acudieron a su funeral. Puedes verlo en este video:

 

Todos los asesinatos siguen impunes.

 

Artículo por: Patricia Macías

Ilustración de portada: Juana Raymundo por Paula Illustrates.