La Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos contextualiza a la caravana de migrantes hondureños

Waiting
“Es importante dar a conocer nuestra situación… como mujeres, como activistas, porque cada una de las que están aquí ha hecho una lucha.”
“Más que criminalizar la acción de migrar, [hay que] criminalizar la corrupción. Criminalizar todos estos estados fallidos, verdad. Criminalizar también todo esta violencia cultural que viven nuestros países por la cual las personas migran.”

La cuarta caminata de las Madres de Migrantes Desaparecidos comenzó el martes 23 de octubre. Miles de migrantes Centroamericanos desaparecen cada año camino a EEUU, otra razón por la que miles de personas están viajando juntos en la famosa caravana de migrantes.

Este año, las Madres van en camino a la primera cumbre mundial de madres de migrantes desparecidos en México DF. Catalina López, Coordinadora del colectivo Madres de Migrantes Desaparecidos, dice que la cumbre unirá a las madres de Centroamérica con madres de África y Asia “para socializar la experiencia del como nosotros como Centroamérica en coordinación con nuestras instituciones y el movimiento migrantes mesoamericano hacemos búsqueda. También cómo desde mujeres de salir de la victimización a ser mujeres empoderadas.”

Catalina López, de San Pedro, Sacatepéquez, en el punto fronterizo El Carmen en México.

López explique que el colectivo emprende la caminata cada año para “exigir verdad y justicia al estado de México. Es responsable por las desapariciones porque no ha hecho nada por hacer búsqueda. En el caso de Guatemala y en el caso de los grupos que acompañamos, hay casos de los que fueron muertos en la masacre de Tamaulipas. Hay una investigación que no ha avanzado…”

“Los gobiernos no han hecho nada para darles oportunidades a las personas para que no salgan de sus países. Y entonces [caminamos] también para llamar a las demás personas a hacer la solidaridad con los migrantes porque nadie sale de sus casas si tiene condiciones.”

En el punto fronterizo El Carmen en México, Marcela Melchor Ramos dice, “Por una noble causa estamos aquí. Vengo desde muy lejos, desde el Ixcán. Estoy aquí por el motivo de la búsqueda de mi hermana. Hace diez años desapareció. Se fue por falta de trabajo, la pobreza, mucha delincuencia. Mi mama vino hace tres años. Ahora me tocó a mi. Mi mamá está mal de corazón por motivo de ella. Por la pérdida de su hija.”

Sobre la caravana de migrantes de miles de personas, mayoritariamente de Honduras, López dice, “Más que criminalizar la acción de migrar, [hay que] criminalizar la corrupción. Criminalizar todos estos estados fallidos, verdad. Criminalizar también todo esta violencia cultural que viven nuestros países por la cual las personas migran.”

Dice que es optimista, porque este año la caravana de madres no solo llegará a la primera Cumbre Mundial de Madres de Migrantes Desaparecidos, sino también al Foro Social Mundial de las Migraciones, que se celebrará en las mismas fechas en México DF.

Foto de portada: Marie Elizabeth Martinez, de Tegucigalpa, Honduras sujeta una foto de su hijo. Desapareció hace cinco años. Ella sigue con la esperanza de que está vivo.

Por Richard Brown y Patricia Macías