Océanos en crisis: Blanqueamiento coralino y Acidificación de los océanos

15459237241_a73bb933c6_o

Por Richard Brown

Los buceadores en la Gran Barrera de Coral de Australia salen del agua oliendo a carne podrida. Al menos un cuarto del coral del ecosistema coralino del mundo esta muerto.

Al igual que años consecutivos de calentamiento global y de el fenómeno El Niño han causado sequías los últimos años en Guatemala, también han provocado el aumento de la temperatura de los océanos, causando el blanqueamiento de los corales o liberando el alga que les da su color brillante y alimento. Cuando los corales sueltan estas algas se mueren de hambre y se descomponen. (El Niño es una corriente de agua caliente que se expande a través del océano Pacífico en intervalos regulares, como media 1 vez cada 5 años, y afecta al clima de todo el mundo.)

Un estudio reciente encontró que el 93% de la Gran Barrera de Coral se blanqueó este año. Cuando el coral se blanquea, muere a no ser que las condiciones del océano le permitan recuperarse. Terry Hughes, el investigador jefe, tuiteó en abril, “Les mostré a mis estudiantes los resultados de una medición aérea del blanqueamiento sobre #LaGranBarreradeCoral y tras verla todos lloramos. ”

Coral blanqueado.

Coral blanqueado.

La gran barrera, como muchos otros ecosistemas coralinos, lucha en biodiversidad con las junglas; albergan cientos de especies de coral, más de 1600 especies de peces, 133 tipos de tiburones y rayas, más de 30 especies de ballenas y delfines, y 100 tipos de medusas, junto a tortugas, cocodrilos y miles de otras criaturas. Se expanden por más de 2300 kilómetros. La Barrera de Belize, la segunda más grande mundo, se extiende por las costas de Centro América durante 290 Kilómetros.

Todos ellos dependen de los corales. Cuando los corales se blanquean, los pequeños peces que se alimentan de coral o lo usan para su protección, como el pez globo de buscando a Nemo, se mueren de hambre o emigran. Animales de todos los tamaños, como delfines o el tiburón tigre, que se alimentan de peces más pequeños, acaban desapareciendo. Las numerosas aves que comen peces de coral dejan de encontrarlos, y las plantas de islas cercanas que dependen de las heces de los pájaros como alimento.

El blanqueamiento no se limita a la Gran Barrera de Coral. Por tercera vez ya, somos testigos de un “evento global de blanqueamiento” en que barreras de coral desde Australia a el Caribe están muriendo. El blanqueamiento de este año parece mucho peor que los dos últimos en 1982 y 1998.

La causa de esta crisis es la desproporcionada escala de contaminación humana. Las temperaturas en todo el mundo han aumentado por la actividad humana que ha liberado tanto dióxido de carbono y otros gases en la atmósfera provocando que esta se vuelva más gruesa, dejando liberar menos calor en el espacio. Pero los océanos distinguen la verdadera cantidad de calor provocado por el comportamiento humano, porque absorben el 90% del exceso de calor atrapado en la atmósfera. Esta cantidad de calor es tan extrema en los océanos, que ocupan el 70% de la superficie terrestre, que su temperatura ha aumentado 1C solo en los últimos 35 años . Eso son más de 1.2 billones de kilómetro cúbicos de agua, que la humanidad ha calentado en las últimas tres décadas.

Coral sin blanquear junto a uno blanqueado.

Coral sin blanquear junto a uno blanqueado.

La contaminación humana ha cambiado no sólo la temperatura de los océanos, también su nivel de acidez o PH. Los océanos han absorbido tanto dióxido de carbono producido por los humanos al quemar tanto petróleo, gas y carbón, que moluscos como las ostras o almejas y crustáceos como los cangrejos, los corales y el plancton son incapaces de construir sus conchas por culpa de ese aumento de acidez. El fenómeno, conocido como acidificación de los océanos, causa cada día catástrofes ecológicas y económicas . Por toda la costa este de los estados Unidos, la importante industria de las ostras esta acabándose. Poblaciones enteras de cangrejo, una fuente económica comercial en el este de Estados Unidos y Canadá, están en peligro.

La acidificación de los océanos añade más presión a la delicada situación de los arrecifes de coral, de los cuales más de medio billón de personas dependen por todo el mundo, tanto por la pesca y la alimentación, así como protección contra las inundaciones.