Éxodo migrante: Testimonios I

IMG_3685

Estos son las historias de algunos de los migrantes caminando desde Honduras a Estados Unidos, en la caravana que salió de San Pedro Sula el 13 de octubre de 2018.

 

Yongel es operador de maquinaria. Dice que es de San pedro Sula, ¨la capital industrial de Honduras.¨ Nos habló sobre las extorsiones que sufre en Honduras y la falta de oportunidad de empleo. Camina con su esposa y su hijo de 2 años.

Son tres puntos importante que me hicieron tomar esta decisión, una es por falta de empleo, otra es por la inseguridad que hay en el país y la tercera es que no se puede vivir allá por tanta delincuencia, tanta extorsión.

Nolveya es originaria de Olancho, Honduras. Nos contó su experiencia personal con el conflicto de tierras. Este tipo de conflictos son cada vez más comunes en el este de Honduras, donde muchas familias no cuentan con un título de propiedad, lo que aprovechan los grandes propietarios para acaparar tierras realizando desalojos violentos.

Me mataron dos sobrinos por enemistades por tierras (…) Si hay gente que quiere quitarle las tierras es cuando llegan los problemas, ahorita mi familia salió a otra montaña y decidimos venirnos cuatro, tres ya están en Estados Unidos, gracias a Dios.

Salvador, joven hondureño de 27 años, es ingeniero. A pesar de su título, esté en México tras caminar por más de dos semanas con la caravana. Nos habló de lo duro que fue poder costearse la universidad y el golpe de Estado contra el presidente Zelaya en 2009.

Tal vez todos tendríamos el mismo propósito de ser alguien en la vida, pero la desgracia que tenemos que los pinches gobiernos no nos dejan ser.

Yani, una profesora de primaria de Colón, Honduras, esta viajando con su esposo y dos hijos en la caravana. Se levantaron a las 3 de la mañana y caminaron por horas desde Pijijiapan al punto de control migratorio donde esperaban encontrar un transporte. Yani nos habló de como el Sistema educativo en Honduras ha cambiado en la última década.

El objetivo es llegar a Estados Unidos todos juntos y esperar respuesta del presidente que nos abra las puertas, que nos de un respaldo porque nosotros hemos salido de nuestro país no porque queremos, sino porque las circunstancias nos impulsan a salir de ahí.

Victor, de Chulteca en Honduras, esta viajando con su esposa y su hijo de seis años. Su hijo más pequeño esta con su madre en Tegucigalpa. Ha trabajado en diferentes lugares en Honduras pero ningún trabajo le permitía vivir dignamente.

No es por molestar o quedarnos definitivamente, una temporada verdad, mientras se recupera uno para tener alguito y volver a bajar y seguir adelante.

 

Reportaje y fotografías por: Patricia Macías y Richard Brown