Aldo Dávila: Un diputado por los Derechos Humanos

Jason Klarl y Karen Legrand

A continuación, presentamos una entrevista realizada a Aldo Dávila, diputado electo al Congreso de Guatemala para el periodo 2020-2024. En esta entrevista, tuvimos la oportunidad no sólo de conocer un poco sobre la vida de Aldo sino también sobre sus propuestas y desafíos como persona, activista y próximamente funcionario público de Guatemala.

 

EntreMundos (EM): ¿Nos puede hablar un poco sobre usted? ¿Quién es Aldo Dávila?

Aldo Dávila (AD): Aldo Dávila es un hombre gay, de 41 años de edad y el mayor de tres hermanos. He trabajado en derechos humanos y prevención de VIH desde hace 22 años, tengo 41 años de edad, empecé muy joven en el activismo, tengo una relación desde hace 18 años, vivo muy plenamente, me gusta y me apasiona lo que hago.

EM: Aldo, usted es el primer diputado electo abiertamente gay en Guatemala. ¿Qué significa esto para el país?

AD: La primera diputada lesbiana electa fue Sandra Morán; una mujer trabajadora, luchadora y comprometida con la causa. El indicador de que yo ganara este proceso de elecciones es que somos una comunidad fuerte, aunque creen que somos minoría. Mucha gente también reconoció mi activismo en torno a la lucha contra la corrupción y la impunidad, entonces fueron varios factores que hicieron que pudiera ganar en esta contienda electoral. Es una responsabilidad enorme pero que estoy seguro la podré librar y la intención es salir del congreso como llegue, con la frente en alto.

EM: En un país tan diverso y conservador como Guatemala, hablar de identidades de género y orientación sexual es un tema controversial. ¿Cuál es su opinión sobre ello? 

AD: Lo que se desconoce se ataca, gran parte de los ataques que sufrimos las personas sexualmente diversas es precisamente por la falta de educación en todo sentido. La homofobia, transfobia y bifobia son cuestiones que no se abordan ni en casa, ni en los centros educativos. Además, los fundamentalistas religiosos nos vulneran, la iniciativa de ley 5272 por ejemplo vulnera enormemente nuestros derechos, eso tiene que ver con la falta de educación adecuada sobre la orientación sexual y la identidad de género.

EM: ¿Considera que la situación hoy en día es mejor, igual o peor en cuanto a derechos humanos para las personas sexualmente diversas?

AD: Hace 20 años por ejemplo, en la ciudad capital en la sexta avenida, cuando uno pasaba por ahí y era obvia una orientación sexual o identidad de género diferente, te agredían muchísimo, te decían oprobios y ahora, en la misma sexta avenida, 20 o 22 años después, vemos como chicos y chicas pueden ir de la mano o darse un beso en la calle; la gente ya no se sorprende. Es decir que hay más visibilización.

Por otro lado, vemos como en el RENAP[1], por ejemplo, uno ya se puede cambiar el nombre, aunque no se ha avanzado en la cuestión de género o sexo. La defensoría de la diversidad sexual en la PDH[2], es otro paso importante. Desgraciadamente el gobierno anti derechos de Jimmy Morales nos vulnera enormemente.

EM: ¿Puede hablar un poco sobre el reciente desfile de la diversidad sexual e identidad de género de Ciudad de Guatemala?

AD: El desfile se inició en el año 2000, iban apenas 40 personas, iban más policías y más personas de seguridad cuidando a los lados que la gente que íbamos caminando a media calle.  Fueron 40 personas muy valientes, entre ellas iba mi mamá, yo y otras personas que vieron la necesidad de salir a las calles por primera vez en una manifestación de este tipo. Se estima que fueron 50.000 personas en el desfile de 2019 y estuvo muy bien organizado.

EM: Dentro de la comunidad LGBT se sigue estigmatizando el tema de VIH/SIDA ¿Qué es lo que a usted le gustaría que la gente comprendiera acerca de esta enfermedad?

AD: En contextos de vulnerabilidad las poblaciones de la diversidad sexual son las más propensas a adquirir el virus del VIH. En este caso la pandemia está focalizada, me refiero a que el mayor índice de casos está en trabajadoras sexuales, en mujeres trans y en hombres que tienen sexo con hombres. Esto ocurre por la falta de atención en salud, desde el MSPAS[3]. No vemos campañas para las poblaciones más afectadas, sigue el estigma y la discriminación, ser gay es igual a tener VIH, vivir en el anonimato sin tener una sexualidad plena hace que la gente corra riesgos en torno a sus relaciones sexuales.

EM: ¿Puede decirnos un poco más del partido WINAQ y sus colegas?

AD: Es la segunda vez que el partido WINAQ se postula sólo. Antes estuvo en alianza con URNG, pero esta vez se postuló como partido único, y obtuvo cuatro diputaciones. Sonia Gutiérrez Raguay, es licenciada, abogada y notaria especialista en derechos de la mujer; una mujer trabajadora que se ha caracterizado por la defensa de los derechos humanos. Edgar Batres, tiene amplia experiencia legislativa, esta es su primera vez como diputado, así como Adán López y yo.

Winaq es un partido fundado por Rigoberta Menchú Tum, premio Nobel de la Paz. WINAQ ha tratado de ser incluyente, todo el tiempo ha involucrado a más personas a sumarse, a tener voz y voto, y de esta manera es como me invitaron a mí este año a formar parte del movimiento político. Me dieron la casilla número uno para la ciudad capital; la doctora Rigoberta me dijo:“Las primeras casillas no se pagan en este partido, en este partido se asumen las casillas, son casillas de dignidad, de defensores de derechos humanos, de personas que han tenido una lucha contundente en contra de la corrupción y de la impunidad y que no hayan participado en política

EM: ¿Puede contarnos si le dará prioridad a la creación de nuevas iniciativas de ley o tratará de impulsar leyes que ya están ahí pero no se han aprobado?

AD: Yo diría que ambas vías, creo que es importante rescatar la ley de aguas que está estancada en el Congreso desde hace un buen tiempo y regresar iniciativas de ley que fueron engavetadas o que no tuvieron un dictamen favorable, por ejemplo, la iniciativa para el acompañamiento a las niñas abusadas sexualmente o rescatar la ley para personas con discapacidad.

EM: ¿Puede mencionar cinco temas que tendrán más prioridad dentro de su qué hacer como diputado?

AD: Las poblaciones históricamente excluidas, los jóvenes, las mujeres, los pueblos indígenas, las personas con discapacidad y las personas de la diversidad sexual

EM: El lenguaje de la iniciativa 5272, dice: “Protección a la vida y la familia” ¿Esto sugiere un ataque de algún tipo? Ahora en la actualidad hay ataques reales y violencia real, asesinatos reales contra la comunidad del LGBT. ¿Puede hablar sobre la importancia de definir, catalogar, castigar los crímenes de odio, los discursos de odio?

AD: Bueno, primero lo que hace que ocurra un crimen de odio son los discursos de odio. Entonces en Guatemala no está tipificado aún el crimen de odio, y es de los pocos países en Latinoamérica que no lo ha hecho. Por ejemplo, en Honduras, en El Salvador, en Costa Rica ya está tipificado.

La iniciativa de ley 5272 que de por sí es inconstitucional, es retrógrada y es completamente anti derechos. Lo que pretende es vulnerar más nuestros derechos, pero no sólo los nuestros, sino también el de las mujeres embarazadas, el de los mismos doctores que atienden partos, en este caso los ginecólogos, y los derechos de la juventud. ¿Por qué les digo a ustedes que esto es enormemente inconstitucional? Ahí pretenden enviar a las mujeres a una prisión preventiva en caso de que tengan un aborto espontáneo o un aborto involuntario. Se irá a prisión en lo que se investiga si realmente fue involuntaria la pérdida.

Cuando hablamos de crímenes de odio, tenemos el ejemplo de José en Quetzaltenango, un voluntario de Trabajando Unidos que es contraparte de la organización Gente Positiva; fue asesinado y le escribieron oprobios en el cuerpo, con una navaja. Dos mujeres fueron amarradas con cinta en El Progreso… se sigue dando este tipo de vulneración de derechos a miembros de la diversidad sexual.

EM: Quisiera saber su opinión sobre el caso de Ríos Montt, el genocidio y la justicia indígena de los pueblos indígenas.

AD: Definitivamente si hubo genocidio. Fue una de las etapas más oscuras que ha tenido Guatemala y vemos también como afectó familias a todo nivel. Personas desplazadas y miles de homicidios, familias desintegradas y sobre todo hacia la comunidad indígena, hacia el pueblo indígena…no hay nada más que decir en ese tema cuando se habla de que no hubo genocidio, por supuesto que hubo genocidio. Fue probado por jueces competentes, entonces vemos como los derechos en Guatemala pareciera que no son para todos y para todas.

EM: ¿Qué mensaje le podrías dar a las personas y a los jóvenes que están en la misma posición que tú, hace 20 años, enfrentando, descubriendo su identidad en un ambiente que sigue siendo homofóbico?

AD: Les voy a hablar desde el privilegio que yo tengo, que lo tenemos tal vez una de cada 500 personas de la diversidad. Cuando hablamos de derechos humanos, éstos deberían de ser para todos y todas pero vemos que son privilegios. Y te hablo desde el privilegio porque tengo una mamá que me aceptó cuando yo se lo dije, mis hermanos lo aceptaron, conté con el apoyo de ellos, vivo en la ciudad capital, ese es un privilegio, soy un hombre gay, es otro privilegio, no soy una mujer lesbiana, porque eso es una carga más fuerte, una carga de estigma, de discriminación enorme.

Lo que yo le pido a los jóvenes es que estudien, que sean valientes, que traten por todos los medios de ser felices, de alcanzar sus metas, que no vivan en el closet porque ese no es lugar para que nosotros vivamos. Tenemos que ser felices y vivir nuestra vida a plenitud. Es importante que siempre tengamos objetivos de vida claros, que sepamos para dónde vamos y cómo queremos llegar ahí. No permitan que nadie les diga “No puedes hacerlo, no vas a llegar ahí”, porque sí se puede jóvenes, si se puede si luchan con ganas, con fortaleza, con convicción…ustedes van a llegar a donde quieran y se los dice alguien que desde siempre quiso ser diputado; yo desde siempre quise estar en una posición para poder ayudar a más gente.

EM: ¿Qué sugerencias tienes tú para los guatemaltecos jóvenes que quieren hacer cambios reales para mejorar sus vidas, sus comunidades, sus municipios y sus departamentos? Según tu experiencia, ¿es mejor involucrarse en el activismo o perseguir un puesto de gobierno? ¿O no tendrían que ser necesariamente excluyentes?

AD: Primero que nada, es tener metas a corto, mediano y largo plazo. Si te pones metas muy grandes, muy a largo plazo, las ves inalcanzables. Segundo, no trabajen solos, trabajen en unidad, si grita una persona, no es lo mismo que griten 5, a que griten 100, o que griten mil personas, trabajen en unidad, sobre todo a lo local.

Tercero, trabajen desde donde están, desde lo local. Busquen la interacción con COCODES, COMUDES, o quienes tengan poder para no luchar solos. Cuarto: cuando hablamos de lo social y lo político, yo creo ambos tienen que ir de la mano. La sociedad civil debe de exigir a los políticos y los políticos deben escuchar la sociedad civil porque es a quien se deben, somos empleados públicos, desde ahí se tiene que aterrizar y recordar que uno fue electo, entonces, el candidato no debe olvidar que es empleado de las personas que votaron por él y también de las que no votaron por él.

Eso es lo que les diría a los jóvenes, que se involucren, que hagan auditoría social, que hagan monitoreos a la alcaldía, a los COCODES, a los COMUDES, ¿Qué se está haciendo? ¿Con quién se está juntando? ¿Cómo mejoramos el municipio? ¿Cómo mejoramos el departamento? Y se debe hacerlo en conjunto al alcalde, a los líderes comunitarios, a la sociedad civil. Solamente así se podrá mejorar Guatemala, cuando se integren todos los actores de cambio.

EM: ¿Algún mensaje final que nos quieras dejar a los guatemaltecos, a las guatemaltecas?

AD: Crean en ustedes todo el tiempo, trabajen con pasión. Si usted trabaja pintando casas y lo apasiona, no es trabajo, a usted le gusta y ama lo que hace. Si usted se gana la vida despachando pan, hágalo con pasión, hágalo con una sonrisa, pensando que con eso usted lleva alimento a su casa y con eso va a tener un mejor futuro. Si usted ama lo que hace, lo va a hacer con pasión.

Hay establecimientos de estudio nocturnos, de fin de semana, entonces lo importante es seguir capacitándose para seguir creciendo. Es el Estado el que tiene que garantizar que las condiciones de vida sean plenas para todos y todas, pero también de parte de nosotros, buscando los mecanismos para mejorar nuestro entorno de vida, de nuestra vida la de nuestros padres. Entonces se trata de hacer todo con muchas ganas, de hacer todo con mucha pasión y pensar que es posible construir una Guatemala diferente.

[1] Registro Nacional de las Personas

[2] Procuraduría de los Derechos Humanos

[3] Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social