La impunidad militar, EE.UU. y las raíces de la corrupción

impunidad

Por Richard Brown

“El Proyecto X fue un programa para desarrollar un paquete de entrenamiento de inteligencia extranjera exportable para proporcionar técnicas de contrainsurgencia aprendidas en Vietnam para los países de América Latina.” (Memorando del Departamento de Defensa de Estados Unidos de 1991).

[Parte I]

El asesor más cercano de la campaña del presidente Morales, el Coronel Edgar Ovalle, y otros 18 ex jefes militares tenían órdenes de captura emitidas en enero, la mayoría por su presunta participación en masacres y desapariciones de cientos de personas en el área de Cobán en los años 80. Doce de los acusados ​​se graduaron de la Escuela de las Américas (SOA por sus siglas en inglés), incluyendo a Ovalle, quien permanece libre porque fue elegido para el Congreso en la candidatura de Morales y disfruta la inmunidad para los congresistas. La SOA es una academia estadounidense de entrenamiento militar para extranjeros, fundada en 1946.

Entre los once graduados del SOA se encuentra arrestado el general Manuel Antonio Callejas y Callejas, director de Inteligencia durante algunos de los años más sangrientos del conflicto armado en Guatemala que cobró alrededor de 250.000 vidas. Fue detenido específicamente por la “desaparición” de una persona. Emma Thiessen fue detenida en 1981 por llevar literatura comunista. Fue torturada y violada en repetidas ocasiones en la base militar de Xela (más tarde convertida en el Centro Intercultural), pero escapó. Los soldados fueron a la casa de su familia y se llevaron en una bolsa a su hermano pequeño de 14 años de edad, Marco Antonio. Nunca volvió a aparecer. La permanencia de Callejas y Callejas también coincide con docenas de masacres rurales de masas y los asesinatos de docenas de profesores y de líderes sindicales. Se graduó dos veces de la SOA, en 1964 y 1970, y en 1988, el Departamento de Estado de Estados Unidos lo introdujo [verdaderamente, no es broma] en el Salón de la Fama de la SOA.

En 1994, el Washington Post informó: “Hasta la década de 1980, el ejército de Estados Unidos publicó un programa de entrenamiento de inteligencia en América Latina y otras partes del mundo usando manuales que enseñan a oficiales extranjeros cómo ofrecer recompensas por insurgentes capturados o muertos, espiar a opositores políticos no violentos, secuestrar a las familias de los rebeldes y el chantajear a informantes no deseados … Los manuales, conocido como el Proyecto X, fueron escritos por expertos del Ejército de EE.UU. a partir de 1965.”

Dos años más tarde, el gobierno de Estados Unidos publicó un informe que muestra que los manuales creados a finales de los años 80 basados en el material del “Proyecto X” seguían siendo utilizados. Esto fue revelado en parte debido a que la monja católica americana Dianna Ortiz había estado ayunando fuera de la Casa Blanca. Ella escribe, “yo creía que el pueblo de Guatemala tiene derecho a saber por qué un americano era el jefe de un escuadrón de la tortura en Guatemala.” Ella había sido secuestrada en 1989 en Guatemala. Fue torturada, violada, y puesta en un hoyo abierto lleno de cuerpos vivos y muertos. Sus torturadores se referían a “Alejandro” como su jefe, y la llamó cuando estaban a punto de violarla de nuevo. Cuando la vio la maldijo en inglés y habló a los torturadores en español con acento estadounidense. La sacó de la prisión, y le dijo que la llevaría con un amigo que trabajó con la embajada de Estados Unidos. Le dijo en español: “Tratamos de advertirle”

Este nivel de abusos militares fuera de control y la impunidad se ha creado a través de la aplicación de la Doctrina de Seguridad Nacional, importada por asesores estadounidenses. La Comisión para el Esclarecimiento Histórico respaldado por la ONU, escribe en su informe sobre el conflicto armado:

“El anticomunismo y la Doctrina de Seguridad fueron parte de la estrategia antisoviética de los Estados Unidos en América Latina. En Guatemala asumieron primero un sentido antirreformista, luego antidemocrático y, en último término, contrainsurgente convertido en criminal”.

“La militarización del Estado y la sociedad constituyó un objetivo estratégico definido, planeado y ejecutado institucionalmente por el Ejército de Guatemala, a partir de la Doctrina de Seguridad Nacional (…) y fue en su momento uno de los factores que alimentó e incentivó el enfrentamiento armado, al limitar profundamente las posibilidades de ejercicio de los derechos cívicos…”

Los EE.UU. ahora apoyan a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) que está ayudando a la ley guatemalteca a acusar a los líderes ex-militares corruptos como el ex presidente Pérez Molina. Este apoyo es importante e incluye una reciente donación de $5 millones. Sin embargo, un informe de 2015 sobre la CICIG de la Oficina de Washington en América Latina nos recuerda que los círculos de corrupción como La Línea y otras “redes criminales y de poder paralelo tienen su origen en las estructuras de inteligencia y paramilitares del conflicto armado” ” Los procesamientos de hoy son necesarios porque los crímenes de guerra y los de las élites disfrutaron de un sistema patrocinado por Estados Unidos, de potencias militares fuera de control e impunidad.