El gasto público en Guatemala: ¿El peor del mundo?

PublicSpendingI

El Banco Mundial clasificó a Guatemala como el peor del mundo en gasto público y recaudación fiscal y muy cerca del último lugar en inversión pública, en su informe del 2014 «El ADN Económico de Guatemala».

Estas gráficas clasifican la recaudación, el gasto público y la inversión social de Guatemala entre 188 países. (El gasto público se refiere a gastos continuos en programas sociales, como en los salarios de maestros o en la distribución de alimentos. La inversión social se refiere a gastos para el futuro, como en carreteras u otra infraestructura.)

Como indica la gráfica, existe una fuerte correlación entre la recaudación/sistema tributario del gobierno de Guatemala y la falta de gasto en inversión pública. Vea: Los datos no mienten: El sistema tributario de Guatemala favorece a los ricos y perjudica a los pobres.

En los tres siguientes gráficos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de la ONU, se puede comparar los niveles de gasto social e inversión social de Guatemala con los de otros países de América Latina. Así se entienden mejor las pésimas calificaciones del Banco Mundial.

Nota editorial: La corrupción desvía una gran cantidad del dinero destinado a arreglar carreteras, abastecer hospitales y combatir la pobreza. Pero aunque no hubiera corrupción en Guatemala, y si todo el dinero destinado a programas sociales llegara a su destino, el gasto público sería totalmente insuficiente. Urge ampliar el gasto público y fortalecer la transparencia y otros controles de corrupción a la vez.

El primer gráfico, del informe Panorama Social anual del CEPAL, muestra el gasto social per cápita, la cantidad de dinero por ciudadano que cada país gasta en programas sociales.

El siguiente gráfico, de otro informe CEPAL 2017, mide el gasto gubernamental en salud, vivienda, educación y seguro social en porcentajes del PIB.

Guatemala gasta menos que casi cualquier otro país de la región. También gasta menos que cualquier otro país entre los 21 en asistencia médica y otros servicios de salud.

(Morado, Educación; Rojo, Seguridad social; Diagonales, Vivienda, Rosado, Salud.)

Lea más sobre las consecuencias del bajo gasto social en Los datos no mientan: La alarmante desigualdad de Guatemala.

El próximo gráfico del informe Panorama Social de CEPAL muestra la inversión pública en términos del porcentaje del PIB. (El Producto Bruto Interno (PIB) es una estimación del valor de toda la producción de una economía nacional.)


 

 

En ambas categorías, gasto social e inversión pública, Guatemala gasta menos que casi cualquier otro país en la región.

(La distribución desigual del gasto social de Guatemala, entre áreas urbanas y rurales e indígenas y no-indígenas, por ejemplo, se discute en Los datos no mienten: El racismo de la desigualdad en Guatemala.)

Dos ejemplos: Gasto en bienestar y seguridad social

Los siguientes dos gráficos del informe Panorama Social miden el gasto total en seguridad social (apoyo financiero para los trabajadores jubilados) y de bienestar social (programas anti-pobreza).

De nuevo vemos que Guatemala gasta menos que casi cualquier otro país. Solo Honduras parece estar por debajo.

La primera gráfica usa porcentaje del PIB y la segunda per cápita (por ciudadano) para medir gastos. Siempre es importante comparar las dos cifras.

Obsérvese que Guatemala gasta 1.4% del PIB en programas de seguridad social y bienestar social, y Panamá gasta 1.3%. Pero el gasto per capita (por ciudadano) de Panamá es $124, mientras que el de Guatemala es de solo $43.

 

¿Por qué es un problema que el gasto en programas públicos y inversión social sea tan bajo?

 

Fuente: Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi)

 

En resumidas cuentas, porque aumenta la pobreza y daña la competitividad económica.

Evidentemente, sin una inversión social adecuada, la pobreza y la desnutrición seguirán endémicas, los hospitales seguirán sin medicinas suficientes, las escuelas sin recursos, las carreteras sin mejoras, etc. La desigualdad alarmante de Guatemala seguirá igual.

Pero en este artículo vamos a enfocarnos en las consecuencias de un gasto social deficiente para el crecimiento económico del país. (Para leer más sobre la desigualdad en Guatemala, vea Los datos no mienten: La desigualdad alarmante de Guatemala.)

De acuerdo al informe «EL ADN Económico de Guatemala» de 2014 del Banco Mundial, el PIB «rezagado» de Guatemala muestra que su economía no se ha mantenido a la par de la economía global ni de la de sus vecinos.

Esto se ve en las siguientes dos gráficas. La primera muestra el crecimiento anual del PIB de varios países «en desarrollo», de América Central y de Guatemala. La segunda muestra el PIB per cápita en dólares americanos ajustados a la Paridad del Poder Adquisitivo.

(PPP, por sus siglas en inglés, es un método que convierte diferentes monedas a dólares americanos, calculando su valor en relación con el costo de vida local y no en base a la tasa de cambio.)

 

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe de Naciones Unidas (ECLAC) explica en un informe de 2017 que la inversión pública:

«es un instrumento clave para fortalecer la competitividad de las actividades privadas y favorecer el desarrollo humano. En los países centroamericanos que cuentan con menores niveles de infraestructura, como Guatemala y Nicaragua, la formación de capital público [infraestructura pública como carreteras y puertos] es clave para aprovechar sus ventajas estratégicas [en recursos y ubicación] e integrar distintos sectores del país al desarrollo.

Por su parte, Guatemala muestra uno de los niveles de inversión más bajos del mundo

Es por eso que «El ADN Económico de Guatemala» del Banco Mundial concluyó que la clasificación mediocre a nivel mundial de la infraestructura de Guatemala está en descenso, de acuerdo con la siguiente gráfica:

El gasto social es también clave para mejorar la productividad del trabajador y la actividad económica.

Esta gráfica del informe de 2017 «Consensos y conflictos en la política tributaria de América Latina» del CEPAL explica el impacto económico positivo de los diferentes tipos de gasto social:

La importancia de las «protecciones sociales» como la seguridad social y las prestaciones por desempleo se muestran a continuación en las gráficas del informe«El ADN Económico de Guatemala» del Banco Mundial. Muestran que el consumo representa la mayor parte del PIB de Guatemala, lo que significa que una crisis económica o un desempleo generalizado repentino pueden fácilmente causar que la economía sufra si los consumidores, la población en general, no tienen recursos.

Un gasto social adecuado es necesario no solo para evitar la pobreza y la desnutrición, para abastecer los hospitales con medicinas o para educar a las futuras generaciones. También es necesario para garantizar el crecimiento económico de la economía nacional.

Por Richard Brown, editor, EntreMundos. Traducido por Luz Santiago. Editado por Patricia Macías.