El plan de gobierno del Presidente electo Morales: Una aspiración vacía

Jimmycolorweb1

Por Richard Brown – Editor EM – Noviembre 2015

El comediante Jimmy Morales del partido conservador FCN – Frente de Convergencia Nacional – ganó la presidencia de Guatemala en unas elecciones relativamente tranquilas con un 67.44% de los votos frente a su rival en esta segunda vuelta Sandra Torres, la candidata socialdemócrata del partido UNE – Unidad Nacional de la Esperanza. Morales recibió 2,721,000 votos, que representan al 36% de los votantes registrados.  El 44% de los votantes se abstuvo de votar en esta segunda vuelta, frente al 1.1 millón que lo hizo en la primera vuelta. En la primera vuelta, más del 70% de los votantes registrados  efectuaron su voto, el porcentaje más alto desde que la democracia se restauró en Guatemala, hace 30 años. La campaña de Morales gasto relativamente poco con una suma alrededor de Q22 millones ($2.86 millones).

El presidente electo, de 46 años de edad, reiteró tras su victoria que las promesas clave de su administración son medicinas en los hospitales, días de escuela de calidad y tolerancia cero contra la corrupción. Su campaña tuvo el lema “Ni corrupto, ni ladrón”, lo que refleja el hecho de que ha tenido más éxito centrándose en decir lo que no es, en lugar de lo que es. Nunca ha desempeñado un cargo público, aunque intentó convertirse en alcalde de Mixco en 2011pero no lo consiguió y durante su carrera de décadas como actor de comedia, una vez tomó el papel de hombre incompetente cualquiera que tras salvar la vida del presidente es más tarde elegido presidente en la película. Un Presidente de Asombrero. Fue el único sin un pasado o experiencia política en esta carrera electoral  2015 en Guatemala capaz de destacar en una campaña marcada por las demostraciones de indignación populares que acabaron con el presidente Otto Pérez Molina y su Vicepresidenta Roxanna Baldetti en la cárcel por escándalos de corrupción.

 Jimmy morales responde a los periodistas en guatemala antes de las elecciones. Foto por Patricia Macías

Jimmy morales responde a los periodistas en guatemala antes de las elecciones. Foto por Patricia Macías

Su campaña sin embargo, nunca explicó como va a cumplir las metas prometidas en su plan de gobierno, un documento de cinco páginas llamado “Visión 20/20”, o como van a ser financiadas.  El no partidista Instituto de Estudios Fiscales Centro Americano ICEFI escribió en su análisis sobre el plan de gobierno de Morales que “El sentido común sugiere que si un candidato presidencial está registrando un ascenso meteórico en las encuestas de intención de voto, por lo menos debería tener una propuesta de plan de gobierno sólida y técnicamente sustentada. Jimmy Morales y el partido Frente de Convergencia Nacional (FCN) son la excepción”. El documento de cinco páginas y Plan de Nación K’atun 2032 al que cita, “es fiscalmente inviable sin una reforma fiscal profunda y de largo aliento. El FCN no plantea ninguna meta, no estima el costo fiscal y no identifica fuentes de financiamiento que permitan el cumplimiento de su propuesta. El ICEFI considera que estas omisiones obligan a evaluar la propuesta del FCN como peligrosamente cercana a una oferta electoral demagoga, sin sustento técnico que le de credibilidad.”

Su programa económico se centra en la creación de empleo a través del financiamiento de pequeñas y medianas empresas y otros programas sociales, en contraste a otros partidos conservadores como Partido Patriota o Líder que abogaban por la bajada de impuestos y otras iniciativas vagas.  Su programa no da ni una sola indicación sobre cómo piensa financiar todas esas iniciativas. Según ICEFI, Morales ha sido muy cuidadoso al no especificar exactamente como va a poner en marcha sus planes de crecimiento, su posición sobre minería y consultas comunitarias sobre megaproyectos y sus planes de inversión en infraestructuras y protección ambiental.

En cuanto a gastos sociales, Morales declaró que el sistema de salud está en crisis. ICEFI esta de acuerdo con esta afirmación, con estadísticas que demuestran que el actual sistema de salud guatemalteco esta equipado para dar un servicio razonable a la población de la Guatemala de 1955. Pero Morales no ha establecido metas o estrategias a conseguir en el sistema sanitario , y tampoco nuevos planes de trabajo para el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) o el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS). Mientras, sobre educación pública, la sociedad civil ha aplaudido los planes de  Morales centrados en la mejora del sistema, pero en estos planes, como bien menciona ICEFI, “no hace consideración alguna sobre cómo piensa lograrlo, omitiendo el costo fiscal del esfuerzo, o si las obras de reconstrucción serán ejecutadas por el Gobierno Central o las municipalidades.” Además FCN propone crear programas que ya existen y “algunas propuestas educativas carecen de racionalidad económica y estratégica como la relacionada con la dotación de un teléfono “inteligente” a los escolares. Esto revela un orden de prioridades poco serio.”

El corazón de la campaña de Morales fue su postura anti corrupción. Sus propuestas, sin embargo, no tienen de nuevo objetivos concretos y no incluyen el camino a seguir para alcanzar el éxito. Se centran en la reforma del sistema judicial para aumentar los presupuestos, la reforma de la constitución, aprobar leyes mas duras en el congreso y realizar auditorías. ICEFI observa al respecto que “aunque todas son medidas correctas y pertinentes, no corresponderían al Organismo Ejecutivo, y además sus resultados se verían en un plazo que seguramente excederá los cuatro años, tornándolas poco creíbles. El ICEFI lamenta que la propuesta omita los temas de la institucionalidad por la transparencia y la necesidad de crear una política nacional de transparencia y combate a la corrupción que sí son competencia del gobierno.”

Sus planes legislativos se vuelven aún más complicados ya que FCN solo ganó 11 diputados de los 158 que forman el congreso. El Partido Patriota del anterior presidente ahora encarcelado, obtuvo 18 diputados, mientas que Todos tiene 16, UNE cuenta con 33 y el partido Líder del perdedor sorpresa Manuel Baldizón, ganó 46. Los candidatos a diputados por el FCN obtuvieron en la primera vuelta solo 401,000 votos, mientras que Morales recibió más del triple. Puede que FCN se viera afectado en este sentido por sus supuestos nexos con ex militares de la línea más dura que fundaron el partido en 2008, muchos de ellos acusados por su participación en el genocidio de 1980 y los crímenes de guerra y desapariciones forzadas durante hasta mediados de 1990.

Edgar Justino Ovalle Maldonado, por ejemplo, fue uno de los fundadores del partido y ha sido elegido como diputado de FCN para el Congreso este año. El Observatorio de Justicia Internacional declaró que en 1981 y 1982 fue jefe de operaciones en la fuerza especial Ixil, año en el que se ligó a esta unidad con 77 masacres documentadas. Mas tarde fue Jefe de operaciones (S3) en Cobán en 1983, hecho que puede conectarle el reciente descubrimiento de la Fundación Antropológica Forense de Guatemala (FAFG) de cientos de cadáveres agrupados por docenas en tumbas localizadas en una base militar actual de Cobán. FAFG ha identificado a más de 70 víctimas gracias a análisis de ADN, y la mayoría de ellos corresponden a desaparecidos entre 1981 y 1983.  Morales además ha propuesto a César Cabrera Mejía como su posible Ministro de Interior, quién de acuerdo con documentos desclasificados de la inteligencia norteamericana en el archivo nacional de seguridad, fue uno de los jefes de inteligencia en Cobán también durante los años 1982 y 83. El otro jefe de inteligencia era Luís Felipe Mirando Trejo, otro de los fundadores de FCN. José Luís Ouilo Ayuso, el tercer fundador de FCN y financista de la campaña de Morales, fue jefe del departamento de operaciones psicológicas militares en 1982. Morales ha declarado públicamente que el genocidio nunca sucedió en Guatemala.

Jimmycolorweb1